FACTORES A TENER EN CUENTA PARA ANALIZAR CUALQUIER TIPO DE ACTIVOS

BENJAMIN GRAHAM LOS CONSIDERÓ EN SU LIBRO «SECURITY ANALYSIS» EN 1934 Y SIGUEN SIENDO VÁLIDOS

HAY COSAS QUE NO CAMBIAN

Relax de Richard Hirst

En el citado libro, Graham y Dodd consideraron que existen cuatro factores fundamentales cuando se analizan productos financieros pero en realidad se puede aplicar a muchas clases de productos por no decir a todos.

Debemos tener en cuenta que la primera edición de este libro data de 1934 pero sigue siendo muy actual, de hecho es un gran manual de análisis. Los cuatro factores son:

  • El elemento personal: Es de vital importancia la posición financiera del inversor. Lo que para una persona de cierta capacidad financiera es simplemente un movimiento especulativo no es una inversión apta para un fondo de inversiones o para una persona que va metiendo sus pequeños ahorros «a buen recaudo». La fiscalidad del inversor influye enormemente en la conveniencia o no de un determinado producto financiero, y por último, la formación del inversor también interviene en el producto financiero que puede consumir un determinado inversor. Su capacidad para comprenderlo y hacer que esté o no convencido de dónde invierte.
  • El tiempo: El momento en el cual se realiza una inversión. Ya sea lo que significa el momento en el que se encuentra la empresa, el momento en el que se encuentra el inversor y también el momento económico en el que nos encontramos. Ello puede hacer la inversión atractiva o no. Los cambios que se producen en el tiempo son variables que van a influir cuando se analizan inversiones.
  • El precio: El precio al que se compra un activo es fundamental. Debemos tener en cuenta que parte del análisis es determinar precisamente si un activo está cara o barato. El precio no será el mismo si la emisión está garantizada o no lo está. Hay quien considera que es mejor comprar caro pero que existan posibilidades de recorrido que comprar barato. Aquí interviene mucho el riesgo y la comparación con otras acciones. También el saber ¿a qué llamamos barato o caro?
  • La seguridad: Aquí podemos reformular el problema de forma diferente (al revés). ¿En qué empresa, en qué términos se propone el compromiso? en lugar de : Queremos invertir en esta empresa pero ¿a qué precio?.

Normalmente se suele considerar que a la larga se saca mejor rendimiento comprando caro en empresas buenas que muy barato con gran probabilidad de recorrido en empresas especulativas.

Son importantes dos principios que ofrece Graham que me parecen fundamentales. Hay quien diría que son opuestos pero no lo son en absoluto. Uno va dirigido al inversor y el segundo al analista financiero:

1- PRINCIPIO PARA EL INVERSOR SIN FORMACIÓN: No ponga nunca dinero, bajo ninguna circunstancia, en una empresa de bajo nivel.

2- PRINCIPIO PARA EL ANALISTA FINANCIERO: Prácticamente cualquier emisión puede ser barata en una escala de precios y cara en otra.

Gallery de Andrea Pavan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *